Koan – El primer principio

Cuando uno viaja al templo Obaku en Kyoto puede apreciar grabados sobre las puertas.

Se puede leer “El Primer Principio”.

Ruedas de rezo

Las letras son unusualmente grandes y aquellos que aprecian la caligrafía lo consideran una obra maestra.

Fueron dibujados por Kosen hace doscientos años.

Cuando el maestro dibujaba, lo hacía en papel, de donde los artesanos copiaban para hacer las grandes tallas de madera.

En aquella época Kosen tenía un pupilo muy atrevido que se encargaba de prepararle la tinta y siempre criticaba el trabajo de su maestro.

Pruebas caligrafía

“No está bien”, le dijo a Kosen tras su primer intento.

“¿Qué tal ésta?”

 “¡Peor aún que la anterior!”, contestó el pupilo.

Kosen pacientemente escribió hoja tras hoja hasta que hubo acumulado ochenta y cuatro Primeros Principios, aún sin el visto bueno del pupilo.

Cuando el alumno salió unos instantes, Kosen pensó: “Ésta es mi oportunidad de evitar su ojo escrutador” y de forma apresurada y con la mente libre de distracción escribió “El Primer Principio”.

Maestro caligrafia

“Una obra maestra” , consideró el pupilo.

¿Os ha sucedido que intentábais alguna cosa con ahínco y cuando os habéis librado de vuestras presiones os ha salido de forma natural?

 

Anuncios

2 Respuestas a “Koan – El primer principio

  1. Pingback: Koan – El primer principio | Reiki·

  2. Pingback: ¿Qué es un Koan? | Cazando Oportunidades·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s