Koan – La Luna no puede ser robada

Ryokan, un maestro Zen, vivía la más sencilla de las vidas en una pequeña cabaña al pie de las montañas.

hut in the mountains

Una noche, un ladrón visitó la cabaña sólo para descubrir que no había nada que robar.

empty room

Ryokan volvió y lo descubrió. “Has recorrido un largo comino para visitarme”, le dijo al maleante, “y no deberías volver con las manos vacías. Por favor llévate mi ropa como un regalo”.

shirt in the wind

El ladrón no entendía nada. Tomó la ropa y se deslizó avergonzado.

Ryoken se sentó desnudo, observando la Luna.

“Pobre chico”, murmuró, “ojalá pudiera haberle dado esta magnífica Luna”.

200261342-001

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s