Koan – El ladrón que se convirtió en discípulo

Una noche mientras Shichiri Kojun recitaba sutras, un ladrón armado con una afilada espada entró y le exigió su dinero o su vida.

show me the money

Shichiri respondió: “No me molestes. Encontrarás el dinero en ese cajón”, y siguió recitando.

Instantes después se detuvo y le dijo :”No te lo lleves todo, porque mañana tengo que pagar unos impuestos”

bca056

El intruso cogió la mayor parte del dinero y empezó a marcharse. “Sé agradecido cuando recibes un regalo”, Shichiri añadió. El hombre le dio las graciasó y marchó.

Unos días despues, el ladrón fue apresado y confensó, entre otras maldades, la ofensa contra  Shichiri. Cuando Shichiri fue llamado a testificar, dijo: “Éste hombre no es ningún ladrón, al menos por lo que a mi respecta. Le di un dinero y me lo agradeció.”

sharing

Después de pasar una temporada en la cárcel, el hombre acudió a Shichiri y se convirtióen su discípulo.

Source  (Traducción propia)

Anuncios

5 Respuestas a “Koan – El ladrón que se convirtió en discípulo

      • Bueno, hay koans, mondos y simplemente anécdotas zen. Este cuento cae en la segunda categoria.

        ¿Qué diferencia un koan de un cuento?

        Un koan es un enunciado normalmente muy corto y aparentemente sin sentido que se da como tema de meditación a los monjes zen para que lo resuelvan y que “desmonta” la forma de pensar habitual (no sin mucho esfuerzo tras meditar sobre él).

        Un koan famoso podría ser “Dime el sonido que hace una mano al aplaudir”

        Un Mondo es parecido pero algo más largo, son diálogos cortos entre maestro y discípulo que tienen las mismas características que el koan y que de hecho muchos acabaron convertidos en koan. Son los pre-cursores del método-koan de iluminación.

        Por ejemplo el Mondo/koan más famoso probablemente es “Mu”. Dice algo así:

        Un monje preguntó a Zhaozhou, un maestro zen chino : “¿Tiene un perro la naturaleza de Buda o no?”, Zhaozhou respondió: “mu”

        Y ya por último un cuento zen, es simplemente un cuento, tan bello como este, que pretende mostrar a todo el mundo alguna idea nuclear de la práctica, en este caso a la vez la compasión y la integridad.

        Un fuerte abrazo y disculpa el tocho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s