Fábulas – Escuchando al niño interior

Un científico estaba trabajando en la solución de un complejo problema matemático, cuando su hijo pequeño entró en su despacho.

– Papá, yo quiero ser un gran científico como tú. Déjame que te ayude en lo que estáshaciendo.

científico trabajando

Aquel hombre, que no quería perder su concentración, buscó algo con lo que entretenerle. Miró a su alrededor y se fijó en una revista de geografía que estaba junto a su mesa. La revista estaba abierta por una página que mostraba un gran dibujo del globo terrestre. Aquel científico, cogió la revista, arrancó aquella página y rompió la imagen de la tierra en varios pedazos.

– Hijo mío, los científicos como yo tenemos que resolver enigmas que son muy parecidos a puzzles como este. Nosotros vamos buscando con paciencia que las distintas piezas de lo que conocemos encajen. Cuando todas las piezas han encajado, entonces y sólo entonces, resolvemos el enigma. Toma las piezas y un poco de cinta adhesiva, siéntate en la alfombra y une las piezas de este puzzle como si de un gran enigma se tratara.

Puzzle del mundo
El niño escuchó fascinado la explicación de su padre, sin saber que la verdadera intención de este, era tenerle lo suficientemente atareado como para que pudiera dejarle trabajar en paz. Aquel científico estaba convencido de que aquella tarea entretendría a su hijo hasta la hora de cenar.

Para su sorpresa, a los quince minutos el niño se acercó a la mesa del padre y puso sobre ella con una expresión de enorme orgullo, todas las piezas del puzzle perfectamente unidas.

Aquel hombre se quedó perplejo ante la velocidad con la que un niño tan pequeño había vuelto a recomponer aquella imagen del mundo.

– Hijo mío, ¿cómo es posible que hayas sido capaz de juntar tantas piezas en tan poco tiempo?

El pequeño le contestó con la naturalidad propia de un niño.

– Papi, cuando me distes esto, no sabía cómo poder unir las piezas, porque no sabía en qué fijarme para hacerlo. De repente vi que detrás de uno de los trozos que me diste había una mano y en otro un pie. Me di cuenta de que detrás del mundo roto había también un hombre roto. Como yo si sé cómo es un hombre que no está roto, le di la vuelta a todas las piezas y empecé a juntar las piezas del hombre para que volviera a estar entero. Por eso, al arreglar al hombre, también arreglé el mundo.

Puzzle ser humano

Posible fuente

Anuncios

2 Respuestas a “Fábulas – Escuchando al niño interior

  1. Las dificultades no son tales cuando somos capaces de tomar distancia y verlas desde otra perspectiva. Me gusta esta fábula. Un abrazo de luz

  2. No se puede pedir la paz mundial cuando no te hablas con tu mujer y no miras al vecino. No se puede arreglar un mundo, cuando sus habitantes están rotos… me ha gustado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s